¿Te has parado a pensar si tu equipo de trabajo tiene o ha tenido en alguna ocasión síntomas de cansancio, fatiga o decaimiento? ¿Sabes determinar si una sola persona de tu gente está bajos los síntomas de lo que comúnmente se denomina ansiedad? ¿Conoces los métodos para reducir el estrés que se deriva de todo ello?reducir el estrés en el trabajo

Alguna vez lo he mencionado en escritos y artículos anteriores.

A día de hoy, y producto de cientos de factores que ahora mismo no es la idea reproducirlos, los equipos de trabajo en organizaciones, y en este caso da igual el tamaño, están viviendo bajo los síntomas de la ansiedad y el estrés por encima de un 30%.

Derivando de ello hacia riesgos psicosociales a la propia organización.

Algo común y muy extendido hoy día en diversas tipologías de organizaciones.

Una vez más, este hito te toca directamente a ti

Si, si, no mires para otro lado.

Aunque haya mencionado la palabra “equipos” como algo genérico, esto te toca directamente a ti, a tu equipo, a las personas que día tras días están junto a ti, codo con codo, bregando y ensuciándose en el fango en muchas ocasiones, y que te ayudan a tomar decisiones importantes o a preparar una reunión trascendental.

A lo largo de las palabras que a continuación redacto, ofrezco una alternativa que funciona, y por la que además yo mismo he probado, con la que trabajo habitualmente, y que decididamente me permite no solo conocer herramientas de cómo combatir el estrés, sino acelerar la evolución de personas hacia objetivos concretos, específicos y medibles.

Estoy hablando del oído.

El oído percibe el 90% de los estímulos sensoriales externos. Te parecerá un porcentaje esclarecedor, y sin lugar a dudas lo es.

[bctt tweet=”El oído percibe el 90% de los estímulos sensoriales externos”]

El oído percibe durante más tiempo y de una forma más nítida situaciones del entorno que el resto de motores sensoriales del ser humano, entre ellos la vista o el olfato, no obtienen de una manera tan directa.

Aparte de ello, el propio oído es el responsable de funciones como el equilibrio y la coordinación, la escucha activa y la dinamización cerebral.

Con lo que se encuentra en directa relación con la armonía de la persona.

Y en su defecto a un conocimiento más profundo de cómo reducir el estrés.

…, vaya, ¿tan importante es el oído? ¿Y cuál es el motivo que esto ocurra?

Varias razones se encuentran entre ellas. Te enumero algunas para que tengas una idea clara:

  • El oído sigue actuando aunque estemos dormidos, con lo que el cerebro percibe, procesa y recopila toda la información que llega a través del oído en todo momento
  • Un dato elocuente de la importancia del oído es que te encuentras ante el único sentido que empieza a trabajar en el feto de un ser humano desde la octava semana de gestación, esto es, todavía cuando el feto está en pleno proceso de desarrollo dentro de la madre.
  • Ningún otro sentido comienza su trabajo tan temprano en el tiempo, es más, el resto de ellos comienzan su quehacer una vez que el bebé ya es recién nacido y está fuera del vientre materno.
  • Conclusiones de estudios médicos especializados en el oído indican que a través de la cóclea, que es un órgano interno del oído medio, el cerebro graba internamente todos los procesos conscientes e inconscientes de la persona,

El oído es el gran disco duro personal donde los más íntimos secretos, sean conocidos o no por la persona, se encuentran almacenados en este pequeño caracol animado.

Y es aquí por donde se puede empezar a trabajar los problemas de estrés y prevenirlos.

El oído como sentido para reducir el estrés

Una pregunta estará rondando tu cabeza, ¿por qué demonios nos habla este tío del oído cuando la primera idea era hablar de cómo reducir el estrés o algo así?

Básicamente porque en el oído, y concretamente en el oído medio está parte del secreto para poder atenuar y combatir el estrés.., y no sólo el estrés laboral, sino todo aquello que en un momento dado pueda actuar como un acelerador nervioso de la persona que le lleve a situaciones de ansiedad.

[bctt tweet=”En el oído medio está el secreto para atenuar el estrés”]

Vale, concepto pillado, el oído y a través más en concreto del oído medio, tengo una posibilidad real de cómo combatir el estrés y encima ayudar a mi equipo.

Genial, ¿me puedes decir cómo?

Estimular el oído a través de la actividad neurosensorial es clave para reducir el estrés

No sé si has oído hablar de la estimulación auditiva neurosensorial.

La estimulación auditiva sensorial es un mecanismo interno adscrito en los estándares de la neurociencia, que a través de diferentes frecuencias audibles principalmente, y mediante unos auriculares especiales y singulares (con conducción ósea), se consigue una armonización de la persona en cuatro niveles diferentes:

  • A nivel de nuestro cuerpo físico
  • A nivel emocional
  • A nivel lingüístico y de comunicación
  • A nivel de memoria, concentración y atención

Como resumen principal, un trabajo de estimulación del oído permite a los músculos del oído medio su plena capacidad de funcionamiento.

De esta forma es posible desactivar los mecanismos de inhibición que el cerebro pueda haber activado, entre ellos, y en lo que hoy nos concierne, los mecanismos relacionados con la ansiedad y el estrés.

Siendo absolutamente sincero, y habiendo trabajado y colaborado con unos cuantos departamentos de recursos humanos a nivel organizacional y directores generales de manera particular, la utilización de esta tecnología actual, a resultado ser un método probado y muy fiable.

De hecho, mi socio y yo hemos comprobado la evolución y satisfacción de las personas que han realizado esta estimulación bajo nuestra dirección en relación a la reducción del estrés en tiempos muy cortos y con unos resultados magníficos.

Algo que se está revelando como un método eficaz para combatir el estrés.

¿Dónde actúa un proceso de estimulación auditiva en un entorno para reducir el estrés?

Debes saber que cada frecuencia audible percibida por el ser humano está asociada a partes del cuerpo determinadas sobre las que tiene influencia.

La estimulación neurosensorial a través del oído está trabajando desde los 125 hercios hasta los 8000 hercios, siendo una franja de frecuencias lo suficientemente amplia como para influir de manera directa pero no invasiva sobre la persona.

De igual forma, y a nivel emocional, las sensaciones derivadas de estas partes corporales se encuentran conectadas igualmente a frecuencias concretas, con lo que un trabajo directo sobre ciertas frecuencias audibles te permite reducir el estrés propio o ajeno.

Algo que constituye una gran ventaja.

¿Pero entonces esto es como una varita mágica?

¡¡No, no, no!!. Ya sabes de sobra que las varitas mágicas se las dejamos a Merlin, o como mucho a Harry Potter y sus compañeros de Hogwarts.

En este punto y en mis artículos solo encontrarás herramientas que antes han sido probadas en el campo de la actuación y con semillas ciencia de por medio.

Creo firmemente que un proceso de estimulación neurosensorial como el que he descrito es útil y adecuado para un porcentaje alto de la población, ya que lo he visto con mis propios ojos y particularmente corroborado.

Como bien sabes, prácticamente todo tiene su proceso de recopilación de información, estudio y verificación.

Si percibes que tu equipo está inundado por estrés, lo ideal es:

  1. hacer un acercamiento hacia ellos,
  2. saber efectivamente de qué se trata,
  3. y buscar alternativas para mitigarlo para que no se convierta en una mancha de aceite que sea complicada de quitar en el futuro.

La estimulación neurosensorial es una herramienta válida, útil y comprobable, y es una concreción de un modelo diferente, singular y eficaz. Te animo a que descubras más sobre ello, ya que yo mismo era escéptico en un principio, pero los resultados fueron contundentes a la hora de utilizarlo y recomendarlo.

Eso sí, como todo, tienes que acudir a los profesionales adecuados.

Sin esta pauta, todo lo descrito anteriormente no servirá de mucho. No sólo sirve el qué y el cómo, es incluso más importante el quién en un caso como este.

Muchas gracias de nuevo por leer, seguir y ahondar en mis artículos. Ya sabes que cualquier comentario es bienvenido.

Photo credit: Kashirin Nickolai via Foter.com / CC BY